Un puente de libros infantiles

16,00 IVA inc.

Hay existencias (puede reservarse)

Tapa blanda, edición de bolsillo. 14 cm * 21cm  248 páginas

Justo antes de la II Guerra Mundial, Jella Lepman, escritora y periodista alemana de origen judío, vio cómo ardían en la hoguera infinidad de libros: los nazis consideraban la lectura como una actividad peligrosa.

Jella Lepman viajó por toda Alemania en 1946 con una exposición internacional de libros infantiles, pues creía que esos libros podían ayudar a los niños y las niñas a sentirse conectados entre ellos, y que representaban la mejor forma de evitar una nueva guerra

Descripción

Justo antes de la II Guerra Mundial, Jella Lepman, escritora y periodista alemana de origen judío, vio cómo ardían en la hoguera infinidad de libros: los nazis consideraban la lectura como una actividad peligrosa. Lepman huyó de Alemania con sus hijos y comenzó una nueva vida en Inglaterra. Al término de la guerra, regresó a su país para trabajar como asesora del ejército americano en la reeducación de las mujeres y los niños. Lepman encontró una Alemania devastada, cerrada en sí misma, y comprendió la urgente necesidad de abrir la mirada de los niños y jóvenes al mundo exterior a través de los libros.

Esta es la apasionante narración en primera persona de sus proyectos más inolvidables: la creación de la Biblioteca Internacional de la Juventud en Múnich (1949); la fundación de IBBY (1953) –hoy presente en 77 países– y la promoción del premio Hans Christian Andersen.