Astronave nos trae un libro muy completo sobre las expediciones que a lo largo del siglo XX se sucedieron con el objetivo de coronar, por primera vez, el techo del mundo. Desde los primeros intentos en 1921, con Mallory a la cabeza, hasta la expedición que logró el hito en 1953, con E.Hillary y T.Norgway como cabezas visibles de un gran equipo de más de 300 personas.

Leer Everest puede resultar simplemente “alucinante”. En algunos momentos de la narración se palpa la tensión, llegando a transportarnos emocionalmente al paisaje helado del mismísimo Tíbet; se percibe el frío intenso, el cansancio en las piernas, el viento helado quemando tus pulmones… pero también la paz de la montaña y la satisfacción de superar etapas.

Desde el punto de vista “informativo”, estamos ante un libro con un tipo de estructura que nos encanta: partiendo de un tema, “Expedición al Everest”, además hablarnos de los aspectos más directamente relacionados con él, en este caso el alpinismo, nos introduce en otros muchos ámbitos de conocimiento que enriquecen en gran medida el texto y las posibilidades de aprendizaje relacionado, el más efectivo.

Entre las temáticas que se tocan en el libro podemos destacar las siguientes: historia a través la explicación de la situación convulsa que en los momentos de la expedición se vivía entre el Tíbet, Nepal, Bután y la India; geografía física, al desgranar las partes de los glaciares; biología, al hacer mención de algunos animales propios de la zona; medicina, al hablar de las enfermedades y riesgos físicos del alpinismo; y así otras muchas temáticas.

La vida de Edmund Hillary y Tenzing Norgway también es otro punto fuerte de este volumen. Estas dos figuras fueron dos hombres sencillos; Hillary era apicultor y Tenzing pastor de yaks. Ambos de actitud tranquila y reflexiva, entendían la competición de una manera limpia, sin grandes egos ni ambiciones y con una pasión desbordante por el alpinismo; quizá fuera esta la receta de su éxito

Sus trayectorias personales tras la coronación del Everest también demostraron su grandeza de espíritu. Tenzing vivió dedicado a la escuela de Alpinismo del Himalaya, trasmitiendo sus conocimientos y su buen hacer a los jóvenes durante más de 23 años. Hillary creó una fundación a través de la cual llevó escuelas, hospitales y agua corriente al pueblo sherpa. Ambos regresaron, después de ser considerados héroes, a una vida sencilla pero cargada de sentido.

No comparto la pasión por el alpinismo, pero entiendo que para el ser humano la necesidad de conocer y explorar forma parte de nuestro ADN. Mallory, a quien el libro trata con especial admiración, pues consiguió grandes avances con los escasos medios de su época, contestó así, de manera inocente pero cargada de significado, a la pregunta ¿por qué escalar el Everest?: “porque está ahí”.

Si te apetece tenerlo en casa, puedes conseguirlo en nuestra Tienda.

Si lo prefieres, porque necesitas el libro con urgencia o porque sí, puedes también comprarlo en AMAZON, pulsando aquí. Es un enlace afiliado. Ingresamos una comisión, sin coste adicional para ti, por las compras que realices con los enlaces afiliados que encontrarás en nuestro sitio web.