Mirar al horizonte nos abre un mundo de posibilidades que, o bien están por venir, o bien queremos alcanzar.

Mirar al horizonte también nos puede marcar un límite, algo que ahora no podemos superar. Reconocer que a veces no podemos, también está bien.

Mirar al horizonte nos puede ayudar a discernir el cielo de la tierra, discernir entre la necesidad y el anhelo…

Mirar al horizonte también puede ser un acto de mindfullnes; al fin y al cabo, el horizonte siempre está ahí, lejano pero presente, sólido.

Mirar al horizonte, como ves, puede sugerirnos muchas cosas. A mí, los horizontes de Carolina Celas me trasmiten belleza y paz, son un refugio, la seguridad de que algo permanece, que está allí como referencia y sostén, en el espacio enorme que para un niño es el mundo. Sus composiciones me resultan cálidas y acogedoras, a pesar del uso de colores fríos, y el uso original, emocionante y arriesgado de las perspectivas hacen sentir Horizonte como un libro único.

 

Y a ti, ¿qué te inspira el horizonte?


Si te apetece tenerlo en casa, y recibirlo con un bonito empaquetado, puedes visitar nuestra Tienda.


Horizonte
Autora: Carolina Celas
ISBN: 9788409241798
Editorial: La Topera