Una relectura tras 4 años.

Este libro no es novedad, pero es una buena historia y hace mucho tiempo que tenía ganas de hablaros de él.

El puntito Chimpún es un “punto y final”. Como tal, cuando llega a algún sitio, ¿qué ocurre?, pues que se acaba todo, la fiesta, la música… así que se siente muy solo; hasta que un día, por pura casualidad, conoce a Chamchán, otro puntito, entonces… entonces ocurre algo mágico.

 

 

Hay muchas cosas que me gustan de este libro: su original aproximación a la ortografía, cómo lucen las ilustraciones sobre el papel, su ritmo al ser contado, cómo se desarrolla la acción… no voy a ahorrar en elogios, el texto de Inma Muñoz y las ilustraciones de Vireta funcionan en este álbum como Chimpún y Chamchán, en equilibro perfecto.

Releyendo el relato descubro nuevos mensajes; por ejemplo, que en compañía surgen cosas maravillosas, pero que estar en soledad nos permite conectar con nuestro interior, descubrir nuestros dones y ponerlos al servicio de los demás.

Descubro también que terminar no siempre es negativo, pues debemos aceptar que a veces las cosas se acaban y que un final también puede ser el lugar para un nuevo comienzo.

Hay cosas que no cambian releyendo a este puntido, y es la sensación de que ¡me lo he pasado bien! ¿Qué más se puede pedir?


Si te apetece tenerlo en casa, puedes conseguirlo en nuestra Tienda.

Si lo prefieres, porque necesitas el libro con urgencia, o porque sí, puedes también comprarlo en AMAZON, pulsando aquí. Es un enlace afiliado. Ingresamos una comisión, sin coste adicional para ti, por las compras que realices con los enlaces afiliados que encontrarás en nuestro sitio web.