Érase una vez un escritor que, inspirado por la visión de unos grabados del siglo XIX, escribió una historia basada en sus imágenes, o más bien un cuento, pero uno de los de verdad, de esos en los que ocurren cosas maravillosas, como que aparezca una hermosa, a la vez que misteriosa, casita china en tu jardín y que, al atravesar sus puertas, dé comienzo una sucesión de hechos inesperados.

Aventura, misterio, y personajes irreales se citan en esta casita y dan cuerpo a una historia hecha para los niños y las niñas. ¿Para todos? Sin lugar a duda sí. Creo poder afirmar que nuestras pequeñas criaturas andan ávidas y mendigantes de buenas historias, sin moralejas, sin una finalidad determinada, salvo pasarlo bien y El coche de bomberos ligeramente defectuoso lo consigue.

Si lo veis en la librería, podría pareceros un poco extraño e intrigante, con una portada nada usual, una ilustración chocante y un nombre que, cuanto menos, resulta intrigante. Sin embargo, al leer la primera página caerás, a buen seguro, rendida, conquistada por una historia que se vaticina como una gran aventura.


Si te apetece tener el libro en casa, en castellano o catalán, y recibirlo con un bonito empaquetado, puedes visitar nuestra Tienda.

.