Muchos libros nos han hablado de la increíble vista o el fino oído de muchos animales, pero este es el primero que nos habla y reivindica el sentido del Olfato.

Olor animal nos desvela un mundo secreto de aromas, compuestos químicos invisibles y, en ocasiones, imperceptibles para los humanos, pero que son esenciales para la supervivencia de muchas especies.

Conoceremos todo un mundo de “narices”: trompas, rostros, ollares, hocicos, pero también ¡antenas y cuernos!

Descubriremos que oler, tiene muchas funciones distintas: establecer el vínculo con los cachorros, encontrar comida, seducir, para reconocerse (especialmente si se es corto de vista), para evitar peligros o para orientarse.

Y todo a través de textos cortos con anécdotas curiosas, solapas, ¡si!, ¡muchas solapas!, y unas ilustraciones preciosas que combinan a la perfección realismo científico con expresividad animal natural.

Personalmente, destaco el trabajo en la elaboración de textos y la distribución de los mismos: Resumen del tema a tratar en una sola frase, cuadros con textos sencillos y anécdotas curiosas, y unos pies de imagen algo más técnicos que nos amplían la información, al igual que los textos de las solapas, permitiendo así que el libro sea interesante y asequible para edades muy diversas.

Y ¿nosotros?, lo nuestro con los olores es más complicado, más sutil y poco estudiado; aunque somos animales, el libro solo nos nombra al principio, con una interesante comparación entre cavidades nasales, y posteriormente, en la relación y el establecimiento del vínculo con nuestros bebes. ¿Quizá el tema merece un libro a parte?

Sea como sea, el libro sorprende, engancha y además proporciona información muy interesante; ¿qué más se le puede pedir?