La literatura está plagada de “buenismo”; incluso los personajes que tradicionalmente representaban la maldad se han vuelto blanditos y con principios, y si son malvados, a mitad de la historia se arrepienten de sus actos y buscan redención.

Pero, aunque no estoy en contra de ningún tipo de literatura, pienso que estamos olvidando esa parte necesaria que aportan los cuentos y que nos permite enfrentarnos a nuestros miedos más profundos desde la seguridad de un libro.

Por eso me encanta la propuesta de Zahorí El libro de los Sustos, escrito e ilustrado por Dedieu, donde una serie de animales y personajes que ya desde un principio no suelen ser de nuestro agrado, nos muestran un interior horripilante al levantar la solapa.

El libro produce un gran disfrute, pues los niños saben que lo que encontrarán tras la solapa será horrible, pero… ¿cuánto y cómo de horrible?

Un gran número de niños disfrutan enfrentándose a estas situaciones de miedo controlado, donde son ellos los que deciden tirar de la solapa, pasar de página o simplemente cerrar el libro. Aunque os puedo asegurar que esto no va a suceder, pues repiten una y otra vez acompañando cada apertura de solapas con un “¡Puajjj!”, un “¡¡qué asco!!” o un “¡¡Mira, mira!!”.

En definitiva, álbum ilustrado divertido, dinámico y además escrito en mayúsculas, ideal para los peques que se inician en la lectura.