Hoy leo que el Consejo Superior Escolar recomienda que los niños no se «relajen». Tienen que seguir estudiando, como si no ocurriera nada, como si todo fuera normal y esta crisis no fuera con ellos.

Y es que si algo se está destapando gracias al coronavirus es que este mundo no está pensado ni diseñado para los niños.

Por eso, es una suerte encontrar libros como el que os reseño hoy, que son para mi un toque de aviso, un ejemplo llevado al extremo de la falta de mirada hacia a los niños.

En un mundo adulto céntrico, Blackie books reedita «Tristán encoge»

Tristán encoge es uno de esos libros con muchas lecturas, en función de en qué etapa de la vida se lea, pero hay una evidente y es la que desde mi punto de vista hace que este libro siga hoy en día de total actualidad a pesar de ser una novela editada por primera vez en los años 70.

Tristán nos habla de la ceguera del mundo adulto. Hoy los niños parecen haber perdido su lugar en el mundo, son meros proyectos de futuro, a los que habrá que formar e instruir para que se conviertan en piezas valiosas de la sociedad.  Por el camino nos hemos olvidado de que son valiosos por el mero hecho de existir, incluso de manera egoísta podríamos pensar que son la mejor imagen de uno mismo, sin dobleces, todo amor y pureza. Los niños no son hojas en blanco sobre las que escribir sino un libro del que el aprender. Los niños no son árboles que enderezar, quizá somos nosotros los que debemos cambiar nuestra mirada.

Los niños necesitan de nosotros tanto como nosotros de los niños. Necesitan que los amemos incondicionalmente, necesitan que los dejemos ser sin juicios morales. Necesitan que los miremos y los reconozcamos como seres capaces y valiosos. A veces, solo a veces, necesitan nuestra ayuda, y la piden.

Aunque ahora, lo que más necesitan sin lugar a dudas es ¡salir!

Nosotros necesitamos a los niños mucho más de lo que creemos. Los necesitamos para recordar qué es disfrutar de cada momento y poder reír o llorar sin parar. Los necesitamos para vernos a nosotros mismos, como en un espejo, y curarnos las heridas del pasado. Los necesitamos para volver al camino correcto, el de la pura belleza.

En esta crisis necesitamos a los niños para que nos muestren el camino correcto a transitar.


Si te apetece tenerlo en casa, puedes conseguirlo en nuestra Tienda.

Si lo prefieres, porque necesitas el libro con urgencia, o porque sí, puedes también comprarlo en AMAZON, pulsando aquí. Es un enlace afiliado. Ingresamos una comisión, sin coste adicional para ti, por las compras que realices con los enlaces afiliados que encontrarás en nuestro sitio web.