Tras la llegada a las librerías de Princesas Dragón 11, y su ávida lectura por parte de mi hija, que, aunque ya es toda una adolescente de esas que leen tochos de mayores, lo devoró en apenas una hora, me veo en la obligación de contaros algunas de las causas que, desde mi punto de vista, hacen de Princesas Dragón una saga que engancha tanto.

Para empezar, son libros cargados de aventura, aventura embebida en un mundo mágico en el que se dan cita dragones, sirenas, magos, elfos, trolls…, y están generosamente ilustrados con numerosas imágenes de brillantes colores y formas redondeadas que aportan gran viveza y dinamismo a las historias, además de constituir un importante sostén para los lectores que se están iniciando en los libros por capítulos.

Las protas: tres princesas que no pueden ser más distintas y atípicas.

Juntas descubren que tienen el poder de transformarse en un gran y poderoso dragón. Este hecho conlleva, entre otras muchas cosas, que deben permanecer unidas si quieren seguir viviendo grandes aventuras, por lo que Princesas Dragón es una saga sobre cómo se forja una amistad. Una amistad muy auténtica, que se fortalece con el tiempo, y que requiere de reajustes de manera constante. En resumen, una amistad de las de verdad, de las que te obligan a crecer y te hacen mejor persona.

Y es que, si algo tienen de especial estas princesas es que evolucionan. Si bien el primer libro nos las define bajo ciertos estereotipos, éstos se van desdibujando, apreciándose un crecimiento personal intenso en cada uno de los personajes.

Otro puntazo a su favor son los personajes secundarios; los hermanos Ida y Kun se mueven siempre entre dos aguas, ayudándonos a desterrar la idea de que solamente se puede ser héroe o villano; y Rosco, que hacia los últimos volúmenes no puede considerarse ya un secundario, sino un miembro más del equipo. Rosco es un ejemplo de lo que llamamos nuevas masculinidades, y es que un personaje masculino no tiene por qué ser siempre el líder, ni el más fuerte; Rosco encuentra su lugar en el equipo siendo fiel a sí mismo.

Finalmente, y no por ello menos importante, Princesas Dragón es la historia de tres chicas que un día se sienten lo suficientemente fuertes para abandonar sus hogares y buscarse la vida por si mismas, apoyándose en la amistad y en su fuerza interior. Ahí es nada.


Si te apetece tener los libros en casa, en castellano o catalàn, y recibirlos con un bonito empaquetado, puedes visitar nuestra Tienda.

Si lo prefieres, porque necesitas alguno de los libros con urgencia o por cualquier otro motivo puedes pedirlos a través de AMAZON, pulsando aquí. Es un enlace afiliado. Ingresamos una comisión, sin coste adicional para ti, por las compras que realices con los enlaces afiliados que encontrarás en nuestro sitio web.