¿Por qué leer hoy a Juan Farias?

La prosa de Juan Farias es única, me atrevería a decir que es uno de los mejores escritores de literatura infantil y juvenil. ¿Y por qué? Pues porque sus textos fluyen, ligeros y sencillos, con la naturalidad con que fluyen las cosas en la vida: el agua, los granos de arena de la playa, el viento…

Parece como si no le costara nada escribir; leer a Farias es como ver bailar a Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia”; sus pasos parecen casuales, sencillos y, de manera inesperada, encajan a la perfección con la música, pero en realidad, bajo esa aparente naturalidad, lo que hay son años de entrenamiento y afán de perfección, como ocurre con Farias. Este buen hacer es el causante de que sus textos entren con tanta facilidad en la mente de cualquier lector, sin importar la edad.

No encontraremos ideas enrevesadas, tramas complicadas, lenguaje rebuscado o estructuras gramaticales de extremada complejidad y, sin embargo, cada uno de sus párrafos son perfectos, bellos y cuidados con mimo. Me imagino a Farias “tejiendo” sus textos, escogiendo las palabras una a una y engarzándolas con sencillez, como buen artesano, para obtener finalmente un trabajo puro y perfecto, como todo lo vivo.

Y es que, para finalizar, me gustaría contaros que Farias es un escritor de la vida, de la infancia, de la naturaleza, de “lo rural”. En sus historias no ocurre nada, pero ocurre todo. Por esto y por tantas otras cosas que se me escapan, creo que nuestros hijos merecen poder volver a leer a Farias.

 

 

 

Tenéis todos los libros que todavía se editan de Farias  en este enlace.

Y también teneís la opción de bucear en las librerías de segunda mano, haciendo una búsqueda rápida en amazón, podéis encontrar algunos que ya no son fáciles de conseguir, y algunas versiones en kindle.