«Sara y sus misterios» han entrado en nuestra librería por la puerta grande. Son muchos los puntos fuertes que hacen que esta serie -3 títulos por el momento- pueda disfrutarse desde el minuto uno y engancharte muchísimo.

Antes de entrar en ellos, comentaros que las historias están narradas por Sara, su protagonista, una niña de unos 9 años, que por algún motivo desconocido, yo creo que por su extrema candidez, siempre se le presentan misterios espeluznantemente divertidos, que debe resolver. En todas las aventuras la acompaña su prima Adela, algo mayor que ella, que ofrece, ante la extrema bondad de Sara, un contrapunto que dará lugar a situaciones que me han resultado muy, pero que muy, divertidas.

También deciros que los tres libros se pueden leer de manera independiente, aunque es aconsejable empezar por el primero, y que están ilustrados en un sólo color, distinto para cada uno de ellos -azul, rojo y verde-, no siendo la ilustración parte fundamental. En cuanto al delicado tema de la edad recomendada, pues depende un poco del nivel de comprensión lectora de cada niño/a, pero por temática y complejidad narrativa, en mi opinión, esta serie es adecuada desde los 8-9 años.

Bueno, y ¿cuáles son esos puntos fuertes a los que me he referido antes…? Pues os explico a continuación los dos que me resultan más destacables, y dejo que el/la lector/a descubra el resto:

1.- Los personajes principales, Sara y Adela.

Todo héroe necesita un villano que le aporte un espejo y lo haga parecer aún mejor, y podríamos pensar que este papel lo desempeñan los fantasmas (libro 1), los extraterrestres (libro 2) o el muñeco maldito (libro 3), ¡pero no!, en este caso, la que equilibra la balanza y le ofrece la posibilidad de brillar a Sara es ¡su prima Adela!

Sara es inocente, bondadosa, con sólidos principios y valiente, un alma cándida que aún no ha abandonado la niñez. En cambio, Adela es una preadolescente en la que concurren las típicas características negativas que asociamos a esta etapa, principalmente hacer gala de un egocentrismo superlativo y de un amor profundo a su teléfono móvil. Adela solo piensa en sí misma, sin tener en cuenta los sentimientos o necesidades de su prima. Aún así, no es una villana en toda regla, más bien es “un poco petarda”, y, a su manera, acaba siendo una pieza fundamental para resolver los misterios.

2.- El «cómo» se relatan historias

Ya he comentado que Sara hace las veces de protagonista y narrador, por lo que desde el primer momento se establece una gran unión con el lector, que actúa a modo de oyente. Las historias pueden parecernos un tanto fantásticas, pero están  hiladas de forma que, incluso como adulto, las acabas creyendo a pies juntillas. Además, todos los misterios tienen momentos de tensión, que suelen romperse por alguna de las dos protagonistas, y lo que se avecinaba trágico, se transforma en divertido.

Por otro lado está el factor sorpresa. Con Sara nunca sabes qué va a ocurrir, especialmente al final; la autora consigue darle giros inesperados a cada uno de los libros, de manera que nos sorprende y nos deja un muy buen sabor de boca.

Y por último está el texto en sí, que desde mi punto de vista aporta fluidez y ligereza a través del uso de coloquialismos en su justa medida, y un lenguaje directo y sencillo. Además utiliza el cambio de color y de tipografía de algunas palabras o frases, junto con la ilustración puntual y esquemática, para aportar un extra de dramatismo y dinamismo a la lectura.

Una serie ideal que nos asegurará muchas tardes (o noches) de misterio y diversión.

Interiores de la saga "Sara y el misterio", de Lola Llatas, editado por Ediciones Diquesi


Si te apetece tenerlo en casa, puedes conseguirlo en nuestra Tienda.

Si lo prefieres, porque necesitas el libro con urgencia o por cualquier otro motivo puedes pedirlo a través de AMAZON, pulsando aquí. Es un enlace afiliado. Ingresamos una comisión, sin coste adicional para ti, por las compras que realices con los enlaces afiliados que encontrarás en nuestro sitio web.