L@s biólog@s organizamos la naturaleza en grandes bloques, lo que siempre hemos llamado “los 5 reinos” (Animales, Plantas, Hongos, Móneras y Protozoos) y que ahora si son 5 o 6, porque no nos aclaramos muy bien en dónde poner las líneas imaginarias que determinan dónde acaba un grupo y dónde empieza otro.

Pero independientemente de los que sean, uno de ellos está dedicado en exclusiva a lo que coloquialmente llamamos hongos, muy desconocido entre el común de los mortales, incluso entre los mortales con título de biólog@.

¿Cómo es posible que teniendo todo un Phylum dedicado a los hongos (cada uno de los reinos se llama así en latín, y lo pongo porque me “mola” mucho la palabra 😉), sepamos tan poquito? ¿Si os pido nombres de hongos, qué os viene a la cabeza? Yo debo reconocer que, a pesar de mi formación biológica, es muy poco lo que recuerdo; es como si pasaran desapercibidos, porque excepto los que fructifican formando las conocidas “Setas”, la verdad es que son seres vivos más bien discretos.

Impedimenta en castellano y Simbols editors en catalán una vez más llegan para poner remedio a este desconocimiento general, y nos descubren el maravilloso mundo de los hongos en un libro de gran formato con ilustraciones espectaculares.

Fungarium es un compendio de sabiduría, un resumen de todo lo que es interesante conocer sobre este grupo de seres vivos, y a su vez es un libro para deleitarse sin leer, porque solo mirar las ilustraciones ya te “nutre”.

Introduce muchos términos científicos, pero de forma que puede ser fácilmente entendido por cualquier lector adulto, si bien pienso que los peques van a necesitar apoyo para poder seguir el libro.

Podría intentar explicaros en pocas palabras qué son exactamente los hongos, pero prefiero dejar que sea el libro el que lo haga, y transcribiros una pequeña parte de su prefacio que los define sin entrar en detalle: “Los hongos son, con toda probabilidad, los organismos más incomprendidos de la Tierra. Guardan una relación más estrecha con los animales que con las plantas, y juegan un papel fundamental en la conservación de los alimentos, la salud, los ecosistemas y la química de la atmósfera. Además, presentan una gran variedad de formas, que van de lo microscópico a lo estrambótico”.

No puedo quedarme sin contaros algunas de las cosas fantásticas sobre estos seres vivos; solo algunas, el resto las tendréis que descubrir en el libro:

  • Como dice el prefacio, son más cercanos a los animales que a las plantas; aunque suene extraño decir esto, resulta que las paredes de sus células no están formadas por celulosa, como en las plantas, sino por quitina como el exoesqueleto de los insectos.
  • El 90% de las plantas necesitan de ellos para poder acceder al agua y los minerales del suelo. Sin la ayuda de los hongos, la vida vegetal estaría en serio peligro.
  • Producen una gran diversidad de antibióticos, y son a su vez importantes en el control ecológico de plagas de muchos insectos.

 

Cuando me lancé al campo en busca de setas para fotografiar el libro, me llevé el chasco de que por estos lares había llovido muy poco, y apenas quedaban algunos ejemplares ya muy secos y desmejorados, así que me quedé con las ganas. Lo que si os dejo es una reseña anterior que realicé sobre este tema, y también enlace a nuestra selección de libros y guías de campo sobre setas.

Reseña «Los buscadores de setas»

LIBROS Y GUÍAS SOBRE HONGOS  EN LA LIBRERÍA